De esta manera, la psicomotricidad se encarga del correcto desarrollo corporal del niño, trabajando aspectos tan importantes como la lateralidad, el equilibrio, los reflejos, el dominio sobre el propio cuerpo, etc. Por este motivo un buen desarrollo psicomotor permite al niño no solo adaptarse sino desenvolverse mejor en su entorno y con sus iguales.

Por esta razón, los centros educativos, guarderías, ludotecas, aulas multisensoriales o aulas de apoyo para alumnos con necesidades educativas especiales que presentan dificultades motrices, deben incluir material para desarrollar las habilidades psicomotrices.

El material para psicomotricidad se caracteriza no solo por ser resistente, seguro y fácil de limpiar, sino también por promover el juego simbólico, lo cual contribuye no solo a que el niño establezca relaciones sociales y afectivas con sus iguales, sino también a desarrollar habilidades psicomotrices de manera lúdica y amena. De esta manera, a través del juego sensoriomotor los niños aprenden a tomar conciencia de su propio cuerpo y a desarrollar su creatividad e imaginación.

Existen multitud de materiales idóneos para el desarrollo psicomotor y fabricados con espuma, que garantizan la seguridad de los más pequeños: rampas, balancines, túneles, pelotas, escaleras, etc. Sin embargo, las colchonetas tipo tatami y los cojines son dos de los materiales para psicomotricidad más presentes en los centros educativos.

El uso de colchonetas en la psicomotricidad

Las colchonetas son uno de los materiales más completos para trabajar la psicomotricidad. Esto se debe a que este elemento no solo puede ser combinado con otros módulos para formar un circuito completo que trabaje diferentes tipos de habilidades psicomotrices, sino que también puede ser usado por niños de todas las edades y con diferentes capacidades motoras. De esta manera mediante el uso de colchonetas para psicomotricidad, los niños aprenderán tanto a gatear, reptar, rodar, hacer volteretas, hacer piruetas, etc. como a relajarse y descansar, tumbándose sobre ella tras un periodo intenso de actividad física.

Por lo tanto, las colchonetas para psicomotricidad son materiales muy funcionales y versátiles, ideales para aprender movimientos sencillos de psicomotricidad propios de los niños de infantil; indicada para desarrollar habilidades motrices más avanzadas en niños educación primaria; y útil para reforzar y desarrollar técnicas motrices para niños con movilidad reducida u otras necesidades educativas especiales propias de la educación especial.

Cojines baratos para psicomotricidad

En AulaMobel encontrarás no solo todos los materiales para psicomotricidad mencionados anteriormente sino también bloques o cojines baratos para mejorar las habilidades motrices de los niños.

Los cojines para psicomotricidad son perfectos para el desarrollo del juego simbólico, ya que permite al niño construir túneles, castillos, escalares, rampas y cuevas que harán volar la imaginación y mejorará la creatividad de los más pequeños.

Te animamos a que visites la web de AulaMobel y le eches un vistazo a nuestro catálogo, en el encontrarás diferentes tipos de colchonetas, rampas, balancines, módulos cilindros y cojines baratos para psicomotricidad.

× ¿Cómo puedo ayudarte?